Saltar al contenido.

¿Rezago o Abandono?

Ayer observaba cómo la familia se quejaba de un sobrino por su falta de interés en el estudio, frases como: seguramente no acaba ni tercero de secundaria, olvídense de una una preparatoria. Cabe destacar, que antes de la pandemia este miembro de la familia era vitoreado por ser muy inteligente y tener «buenas calificaciones» ¿qué paso?

Al cuestionar su actuar, la respuesta fue sencilla, «que flojera levantarse en la mañana, ademas ni sirve de nada». De inmediato me surgió la duda, y pregunté: ¿tu maestro no se conecta, no manda tareas, no les pide que vean aprende en casa? su respuesta fue totalmente predecible.

«Sí, lo hace 3 veces por semana, se conecta, da su clase, encarga tarea, nos pide que veamos los videos de la tele, pero eso no sirve, sale mejor no haces nada y al final del trimestre te piden un trabajito y ya, pasas con 6»

Esta historia se repite en todas y cada una de las escuelas. Donde el común denominador es que los alumnos ni están viendo aprende en casa, ni se conectan a clases virtuales, ni mucho menos realizan actividades. Una situación por demás complicada que nos habla de un rezago gigantesco, que al volver a las clases presenciales significará un reto enorme; por tanto, el único camino será hacer a un lado los planes y programas, para sustituirlos por un plan adecuado a un alumno que estará (si bien nos va) año y medio retrasado en sus aprendizajes.

¿Y los desaparecidos?

Otro punto muy importante son los alumnos que no se encuentran por ninguna parte, no contestan el teléfono, los correos, el whatsapp, hay historias que relatan como ni en sus casas los encuentran. Factores, muchísimos, razones, ninguna.

Uno como docente se entera que los muchachos están «aprovechando el tiempo» trabajando, que ante la situación económica en casa, han tenido que salir a buscar como apoyar a la familia, o simplemente, los padres se cansaron de tenerlo de flojo en casa sin hacer nada y lo mandaron a trabajar. Situación que nos habla también del nivel de pensamiento de nuestra sociedad.

Pero más importante aun es la visión que este chico tendrá de la vida, pues como todo joven, al tener algo de dinero sin responsabilidades, seguramente creerá que es suficiente y se animará a buscar más trabajo, no más estudio.

El abandono escolar está a la orden del día y mientras la estrategia de las autoridades escolares está en preguntar a los docentes que acciones tomaron o se pueden hacer para remediar este problema o contactar a sus alumnos, poner guiones en vez de 5 y en unos meses rellenar con 6, etcétera, los alumnos simplemente seguirán su camino hacia ninguna parte.

La autoridad debe tomar acción, en este momento la tarea debe ser solo una, convencer a los alumnos de terminar sus estudios, a los padres, de acompañar a sus hijos en esta actividad y a los docentes, de dejar de hablar de ciencias, historia y matemáticas, requerimos civismo, solidaridad, salud y escuchar a los niños.

Saludos.

Por: Rodrigo Luna Guevara
Por: Rodrigo Luna Guevara

Es egresado de periodismo de la Universidad de Comunicación Avanzada, en la Normal Superior «Moisés Sáenz Garza» obtuvo la licenciatura en educación secundaria en matemáticas y egreso del Instituto de Investigación, Innovación y Estudios de Posgrado para la Educación, IIIEPE de la maestría en Innovación en la Enseñanza de las Matemáticas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: