Saltar al contenido.

Mexicana refugiada en Chicago, con embarazo de riesgo no sera deportada por ahora

Una mexicana embarazada que se refugió en una iglesia en Chicago podrá quedarse en Estados Unidos hasta que nazca su bebé, según le dijeron autoridades migratorias.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) le había dicho a Adilene Marquina que podría ser deportada esta semana. Sin embargo, el jueves se le dijo que no tendrá que irse de inmediato y deberá reportarse ante el ICE el 23 de octubre.

Marquina se está hospedando en la iglesia Misión Fe, Vida y Esperanza. El ICE tiene una política de no efectuar arrestos en templos.

Huyó a Estados Unidos en 2015, solicitó asilo político y aguardó cuatro años hasta que un juez de migración se lo denegó. Tiene dos hijos estadounidenses de 16 y 3 años, y otro hijo de 14 años.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos tiene una política contra arrestar a gente en lugares de oración.

Marquina llegó a Estados Unidos en 2015 buscando asilo político para evitar el pago de extorsión que los cárteles de narcotráfico le pedían para mantener abierto su negocio. Esperó cuatro años para que un juez fallara sobre su caso.

“A ellos no les interesa la vida de mi hija”, declaró. “Porque ni siquiera se han tomado la molestia de revisar los documentos que les envié que dicen que no puedo viajar”.

El reverendo José Landaverde, un líder religioso y defensor de inmigrantes de Chicago, dijo que Marquina tiene una petición legítima. Ella es una de decenas de migrantes que han buscado refugio en lugares de oración a nivel nacional desde que Elvira Arellano comenzó el movimiento en Chicago en 2006 al quedarse en una iglesia con su hijo.

Editado por Olga Luna con información de Associated Press (Telemundo)

Deja un comentario

Redimensionar imagen
A %d blogueros les gusta esto: