Saltar al contenido.

La pandemia no existió

El 2020 y 2021 será recordado por muchos como el tiempo en que perdimos familiares y amigos.

Otros aprendimos a usar la tecnología para algo más que ver redes sociales, también para enseñar o aprender, según sea el caso.

Nos guste o no, el mundo cambió y todos junto con el, las empresas tecnológicas se vieron forzadas a adelantar sus innovaciones y algunas incluso se tardaron tanto que hoy estamos viendo su caída.

Tal es el caso de Facebook, que no encuentra como dar competencia a Tiktok y su dueño ha perdido tan solo este año la mitad de su fortuna.

Pese a todo esto, la situación en las escuelas mexicanas sigue como si la pandemia no hubiese existido.

Seguimos con exámenes diagnóstico que no sirven para nada, más que para confirmar lo evidente, un rezago académico intolerante.

La instrucción de la Secretaria de Educación gira en torno a lo mismo, reforzar los aprendizajes de español y matemáticas, cómo si en estos tiempos solo se requiriera que un niño domine esto para ser un buen ciudadano.

De nada valió el esfuerzo en aprender las nuevas tecnologías, ya regresamos a las listas escolares plagadas de libretas de todo tipo, a las tareas diarias y a las quejas muchas veces sinsentido de padres de familia.

Maria Montessori estaría espantada de ver cómo se obliga a los niños a aprender y Paulo Freire se vuelve a morir al observar la desigualdad entre la escuela pública y la privada, más allá de lo material, desde el pensamiento.

Saludos

Por: Rodrigo Luna Guevara
Por: Rodrigo Luna Guevara

Es egresado de periodismo de la Universidad de Comunicación Avanzada, en la Normal Superior «Moisés Sáenz Garza» obtuvo la licenciatura en educación secundaria en matemáticas y obtuvo su grado de maestría en el Instituto de Investigación, Innovación y Estudios de Posgrado para la Educación (IIIEPE), en Innovación en la Enseñanza de las Matemáticas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: