Saltar al contenido.

Bomba de tiempo en Recursos Materiales de SENL

El año fiscal está por terminar, y los presupuestos de las diferentes dependencias se agotan excepto en una, la Secretaria de Educación. Ahí el presupuesto no se utiliza, a pesar de estar etiquetado, la nueva Directora de recursos materiales Ermelinda Perroni, no entiende la «o» por lo redondo.

Pero según fuentes al interior de SENL el principal culpable de todo tiene nombre y apellido, se trata de Adrián Mauricio «El Goofy» Marroquín Hernández, de quien nos cuentan tiene cero capacidad de respuesta y toma de desiciones, no entiende los procesos, detiene contratos y hace las cosas como el piensa que se deben de hacer, es decir, equivocadas.

Por ejemplo, don «Goofy» (así le dicen porque por más que la riega se sigue sintiendo la estrella) cometió un pequeñísimo error de 14 milloncitos de pesos. El señor corrió licitaciones sin una requisición de por medio. Es decir, nadie se lo pidió pero de todos modos lo solicitó.

El remate del chiste, es que la licitación es sobre innovación tecnológica, área de expertise de Ermelinda Perroni, por lo que evidentemente todo ese rubro ya esta liberado y trabajando, mientras tanto la licitación sin requisición podría acabar en un asunto jurídico sabrosón.

La bomba de tiempo

El presupuesto es un tema sensible en todas partes, y Recursos Materiales tiene un sub ejercicio aproximado del 80%. Y usted dirá, que departamento tan eficiente que ha ahorrado tanto presupuesto. ¡Pues no! ese dinero se tiene que utilizar antes de que termine el año fiscal, de otra forma, el remanente se regresará a las arcas estatales, y para el que no lo sabe, en Gobierno se estila que dinero que no se usa, dinero que no se ocupa.

Es decir que si este año se solicitaron 10 millones para pizarrones por ejemplo, pero solo se ejercieron 5 millones, pues el año siguiente el presupuesto para el mismo ramo será solo de 5 millones y no importa cuanto supliquen, no se asignará más.

Está dupla Goofy – Perroni, es tan ineficaz, que no han podido aplicar ni el presupuesto que ya viene etiquetado. Mantienen un nutrido grupo de proveedores provenientes del «Bronco» y utilizan el hostigamiento laboral como si eso les fuera a resolver las cosas.

En fin, esperemos que se pongan las pilas, y si esta tarde pasa usted por recursos materiales y ve a un tipo con una impresión de Goofy en la espalda, o una corona de papel en la cabeza, ese es Adrian Mauricio, demostrando su interés por la educación de nuestro Estado.

Por: Rodrigo Luna Guevara
Por: Rodrigo Luna Guevara

Es egresado de periodismo de la Universidad de Comunicación Avanzada, en la Normal Superior «Moisés Sáenz Garza» obtuvo la licenciatura en educación secundaria en matemáticas y obtuvo su grado de maestría en el Instituto de Investigación, Innovación y Estudios de Posgrado para la Educación (IIIEPE), en Innovación en la Enseñanza de las Matemáticas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: