Saltar al contenido.

Hacen falta las escuelas para salvar niños

Por: Rodrigo Luna Guevara

Ante las circunstancias que presenta nuestra sociedad con la pandemia del COVID-19, las escuelas públicas y privadas se han visto afectadas en diferentes ámbitos; las oficiales, en ese cambio tan drástico de la forma de trabajo tradicional a la era digital en cuestión de días.

Por otro lado, los colegios han visto caer su economía fuertemente. Diversas asociaciones calculan que la matrícula disminuirá entre el 10 y el 30 por ciento para el nuevo ciclo escolar, esto debido a la crisis económica, la perdida de empleo y el cierre de negocios.

Lo que llama la atención son los comentarios de diversos padres de familia que optan por cambiar a sus hijos a las escuelas públicas, no por falta de recursos, sino porque tienen la idea de que al ser las clases en línea, prefieren no pagar, que dárselo a una institución que desde su punto de vista hará lo mismo que los docentes de la SEP. Según ellos, ¡Nada!

La educación en nuestro país está mal entendida por la sociedad, hoy más que nunca los padres de familia se dan cuenta de lo complicado que es enseñar a una persona a leer, comprender, matemáticas, física o cualquier materia.

Más de uno ya se dió cuenta [espero] que sus hijos a los que tanto defendía, no son unos angelitos y ruegan que se acabe la crisis de salud para llevarlos a la escuela y descansar de ellos.

La escuela tiene muchos años siendo una gran guardería, dónde importa el número de la calificación, no el aprendizaje significativo del alumno y los padres, muchas veces, las principales barreras entre el aprendizaje y sus hijos.

Pero urge que acabe la pandemia, no por dejar descansar a los padres, sino porque la escuela lejos de ser una guardería, es la zona de seguridad de miles de niños que en casa sufren de violencia, la cual se ha visto incrementada en estos meses según las cifras oficiales.

Según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) 6 de cada 10 niños entre 1 y 14 años es disciplinado de manera violenta y está situación se agrava con el confinamiento.

Durante esta crisis sanitaria, las llamadas a refugios reportando violencia aumentaron entre el 60 % y el 80%, mientras que las solicitudes de asilo en estos espacios subieron un 30%.

Unicef también señaló que aumentaron de las llamadas de emergencia por abuso, acoso, violación, violencia de pareja o violencia familiar durante la cuarentena.

Al final del día, los más perjudicados son los niños y adolescentes, por eso urge que se acabe la pandemia.

Saludos.

@rolungue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: