Educación reggaetoneada para puras bendiciones

Por: Eugenio Orozco Tapia

Cuando chicos se nos enseñó que “según” la Declaración de los Derechos Humanos, la educación es un derecho universal e inalienable, inherente a la calidad de persona de cada individuo, sin embargo, nunca lo ha sido; y no me refiero a no haber sido alcanzado como utopía, sino al hecho de que al tratarse del medio de producción por excelencia, es bastante irresponsable e inviable que se le eleve a la categoría de derecho humano… me explico:

Como Marx y Engels (juntos y por separado) mencionaran, el poder tanto en los individuos como en los estados no radica en la fuerza, sino en el control de los medios de producción y nadie produce sin educación; llámese inducción, capacitación o doctorado.

P.D. “El doctorado no te quita lo tarado”

En este sentido, todos y cada uno de los gobiernos de cualquier rango del “espectro político” lo elevaron a la calidad de derecho no porque entendieran que era “deber” educar, sino porque la educación o el adoctrinamiento es históricamente no sólo la mejor manera de hacer que una sociedad avance, sino también la mejor manera de controlarla o encausar su dirección, pero también su comportamiento.

Sí, la educación debe de ser LAICA y más que gratuita accesible ya que es a través de ella como alcanzamos nuestra autodeterminación y desarrollo.

La accesibilidad de la educación de la misma forma que el trabajo si es “creo” papel del estado, pero no se trata de que me la de en si misma, sino que se asegure de que todos tengamos la oportunidad de acceder a ella.

En 1950 el analfabetismo en el mundo era 55.7%, en 2015 del 86.2%, si 5 años después de la Segunda Guerra Mundial esto era preocupante, ya entrado el siglo XXI es urgente; y no es que no se hayan hecho cosas, sino que no se hicieron las correctas; el crecimiento de la población a nivel mundial es exponencial y las medidas implementadas carecieron de esta perspectiva o no fueron proporcionales

De nada sirve que le digas a alguien lo que debe o no comer, cuando su preocupación es comer en si mismo, quitarse el hambre, el papel del estado no es darles despensa, sino facilitarles los medios para garantizar no la vida, sino la calidad de vida… pero el voto educado y consciente no es barato.

Todo esto en el marco de una contra-reforma educativa, que es laboral, garantizar la transición de la escuela normal al aula es una conquista sindical que preocupa porque no garantiza la calidad de la educación sino al contrario: garantiza que haya maestros, pero ¿qué maestros, maestros que cobran por hacer plantones, que por lo menos 5 meses al año no dan clases, ideólogos radicales, evangelizados, que saben que lo que les garantiza su trabajo es “la grilla” y no la formación o el desempeño?

 Quiero saber que sucede con un médico que no cumple con su proceso y su examen de actualización, un abogado o contador que no aplica una reforma… yo no quiero nada más maestros, quiero a los mejores y más capacitados.

Ya para terminar y sólo como dato o para ser sincero, como rumor: CNTE y SNTE fueron la manera que tuvo AMLO para garantizar las firmas, los votos, cobertura nacional de su entonces nuevo partido; ese, otros sindicatos y diferentes iglesias cristianas evangélicas, por no decir sectas, fueron artífices de su crecimiento… se los debe, se los va a tener que pagar. ¿A ver cuánto y qué nos cuesta?

eugenio.82@gmail.com

Anuncios