¿Contra reforma educativa?

Por: Rodrigo Luna Guevara

El debate está en la mesa, que si el pase automático a normalistas, o si el SNTE y la CNTE tendrán injerencia en el reparto de plazas, es un traje a la medida de los corruptos y un largo etcétera.

La verdad sea dicha, lo qué México requiere es un sistema que de verdad meta en cintura a todos, a los miles de aviadores, a los que se la pasan incapacitados dedicados a la grilla, a los cientos de pedófilos que están frente a grupo y solo los cambian de escuela. Pero voy más allá, a quienes lucran con los profesores en las Secretarías de Educación en los estados, los entorpecedores profesionales de los procesos educativos, que le parecería un alto total a los proveedores de gobierno que inflan los costos para las escuelas o mejor aún, a todos los bandidos que cobran el moche que hace que se eleven estos costos.

Y voy todavía más lejos, qué tal un sistema donde los padres de familia tengan cargos penales por no atender a sus hijos, donde la falta del apoyo escolar que marca la constitución por parte de los padres sea castigado con rigor, al fin y al cabo es casi traición a la patria.

Imagine estimado lector, un sistema educativo donde todos los que intervienen hagan lo que les toca.

¿Ya lo imaginó? Bueno, ahora lloré, porque difícilmente lo verá en lo que le resta de vida, pues los políticos aprovechan cada cambio para llevar agua a su molino, como cuando Aurora Cavazos, siendo Secretaria de Educación en Nuevo León, aprovecho la entrada de la reforma educativa para hacerse de un ejercicio de achichincles que rogaban por una plaza, pero como el sindicato ya no las daba, ella capitalizó las vacantes administrativas y las utilizó.

Pero ¿sabe qué? Eso mismo hizo el Sindicato por décadas, y si le dan oportunidad lo seguirá haciendo y el estado también. En otras palabras, siempre será lo mismo, lo que realmente pelean es quien tendrá mano sobre el presupuesto, que compra voluntades y produce votos, muchos votos…

¿Contra reforma educativa?

Pamplinas, Fidel Castro tomo Cuba vendiendo una revolución y terminó cediendo a la política exterior que lo cobijase, es decir, se hizo “comunista” por conveniencia no por convicción. Si eso le pasó a un verdadero luchador social, que podemos esperar de los nenes que dirigen este país, sin importar el color partidista o sindical, al final del día la educación es lo que menos les importa.

@rolungue

Anuncios