En Nuevo León, seis religiosos enfrentan cargos por abuso a menores

En Nuevo León seis religiosos fueron denunciados por denunciados por abuso y actualmente enfrentan cargos ante el Ministerio Público, así lo confirmó el Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, quien prefirió mantenerse al margen sobre el tema de la ley anti-aborto y los matrimonios igualitarios.

Dos clérigos, un diácono y un presbítero han sido dimitidos del estado clerical sin oportunidad de trabajar en iglesias o colegios católicos. Los otros clérigos han sido restringidos en su trato con menores y se les han impuesto normas especiales de conducta, mismas que les prohíben estar solos o con menores, y ejercer el ministerio a favor de estos, además de haberles asignado un supervisor laico o sacerdote para que asistan a la terapia psicológica y espiritual necesaria“, comentó el también presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Esta semana dijo en la Ciudad de México que en 64 Diócesis del País se reportan, al menos 101 expedientes de sacerdotes con procesos ministeriales por abuso sexual contra menores de edad.

El prelado hizo un llamado a la población a denunciar ante el Ministerio Público cualquier caso de esa naturaleza que se presente y reitero que los seis casos de la congregación regiomontana han sido turnados y denunciado ante la autoridad respectiva.

Considero que cada Diócesis es responsable de lo que suceda en su entorno pues tiene autonomía jurídica para dar cuentas tanto de lo que pudiera ser un delito y de su economía.

Cada Diócesis, como cada congregación religiosa de derecho pontificio, es autónoma como iglesia y también tiene personalidad jurídica propia, por lo tanto, la autoridad tiene que arreglárselas con cada Diócesis porque cada una ha sido constituida como asociación religiosa“.

Subrayó aquí que no hay una iglesia mexicana católica, ésta se vive en cada diócesis que ha tenido su reconocimiento por la autoridad civil y que también la autoridad eclesiástica así lo reconoce.

Por otro lado, dijo que las cuestiones de orden político y de políticas públicas no les conciernen a la iglesia. “Son tareas del Estado, creo yo que así como nos exigen en otras cosas mantenernos al margen de las decisiones del Gobierno o de las autoridades en cualquiera de sus poderes, creo yo que lo estamos haciendo”.

Así contestó sobre la Ley antiaborto que aprobó el Congreso de Nuevo León y que ha generado protestas por grupos que están en contra de la decisión y en torno a los matrimonios igualitarios también dejó la decisión a la autoridad civil.

Como autoridad jerárquica, obispos y sacerdotes hemos estado al margen de estas discusiones, desde luego en ellas participan católicos laicos y ellos dan sus puntos de vista“.

Con información de El Sol De México 

Anuncios