¡Pinches mujeres!

Por: Rodrigo Luna Guevara

El Congreso del Estado de Nuevo León recién aprobó la criminalización del aborto en la entidad.

“Es en favor de la vida” dicen algunos.
“Existe vida humana desde el momento mismo de la concepción, es así que todo individuo en cualquier etapa de la vida goza de los mismos derechos que la norma jurídica contempla”, indica un comunicado del órgano legislativo.

Esta ley, está en contra incluso de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que establece que no es conveniente considerar persona a un embrión.

Más allá de los tecnicismos, la ley Provida significa:

Que las mujeres que aborten podrán ir a la cárcel.

Que la mujer no tiene derecho a decidir sobre su cuerpo.

Que si un hombre embaraza a una mujer y se va, la responsabilidad de todo será de ella, cuando el “error” es de dos.

En pocas palabras, pinches mujeres, ¿para qué se embarazan?…

Antes de que salgan los mochos doble moral a criticar; como hombre y como persona defiendo la vida, pero no me siento con el derecho de decidir qué puede o no hacer una mujer con su cuerpo.

Sin dudar, los abortos van a seguir de forma clandestina como siempre, tendremos más muertes de mujeres por una práctica que se hace fuera de los hospitales

sin observación médica profesional; y si a eso le sumamos que un aborto se complica, la mujer en cuestión ya no tendrá la confianza de acudir a un nosocomio en busca de ayuda, pues podrían salir esposadas del mismo.

Y no se trata de premiar la irresponsabilidad de personas que por un momento de calentura deciden interrumpir un embarazo.

Desde mi punto de vista, la ley Provida es una excusa de los poderes para evitar la propaganda de la protección, del cuidado y del bienestar de la familia como tal.

Saludos

@rolungue

Anuncios